viernes, 23 de septiembre de 2016

Bienvenidos, mis queridos 23

"El veintitrés es el número natural que sigue al veintidós y precede al veinticuatro".

Cumplir años no es ninguna novedad a estas alturas, y no os cuento la novedad que debe de ser cuando cumples 90 y tantos. La base es tomárselo siempre positivamente, porque para escuchar frases del tipo "cada año más viejo", "me da igual mi cumpleaños" y "lo mismo de siempre, un rollo", pues no sé, dejemos de cumplir años oiga.

23
Fotografía de OmegaFi

Realmente, uno se siente extraño, reflexivo y quizá, contento por este día. Hoy cumplo 23, mañana quién sabe. Disfrutar hoy lo que quizá no puedas disfrutar otro día. Es un momento especial, gente especial que te recuerda y te dirige unas palabras, unos minutos de su tiempo. Eso significa algo, y yo quiero pensar que solo puede ser algo bueno, algo maravilloso que realizan las personas que te tienen en su pensamiento durante un ratito.

Cumplir un año más significa dejar un año más atrás. Significa empezar de nuevo (entre comillas) y seguir buscando aquello que nos completa por dentro y por fuera. En mi caso, quiero seguir buscando esa felicidad, ese camino con las mismas ganas de siempre. Dar la bienvenida a los 23 no puede significar otra cosa que bienestar y buen rollo.

Hoy, te recibo de la mejor forma posible, 23. Voy a seguir corriendo y espero poder hacerlo durante mucho tiempo. Recorrer a base de zapatilla nuevos caminos y nuevos lugares. Voy a seguir trabajando cuerpo y mente con mis amigos calistenia, gimnasio y yoga. Voy a seguir disfrutando de un buen libro, una película asombrosa, un cómic apasionante y un videojuego frenético y explosivo.

Quiero conservar a todos aquellos que aportan valor a mi vida, que aportan algo a mi camino de forma directa o indirecta. Quiero seguir coleccionando cosas absurdas y frikis, como entradas de cine, figuritas, retos imposibles o camisetas, medallas y dorsales de carreras. Quiero seguir, a secas. Y sí, seguir con todo lo que conlleva.

Así que hoy te pillo con una sonrisa de oreja a oreja, porque el año que viene quizá me pilles de mal humor y no te quiera ni ver. Hoy sois 23, el año que viene llegará uno nuevo y os diré adiós. Solo os pido que os portéis bien conmigo, que yo intentaré disfrutaros todo lo que pueda.

La vida mola, y yo quiero siempre estar con una sonrisa, al menos el 99% de las veces. Bienvenidos, mis queridos 23.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Dejaré el deporte

Sí, creo que dejaré el deporte, ¿sabéis? Es algo que posiblemente pase, aunque sé en el fondo de mi ser, que tendrá que ser muy fuerte el motivo para tener que dejarlo completamente. Se ha convertido en tanto, que ya apenas riño con él. Aunque a veces, es complicado, como toda buena relación que se precie. Aún así, seguramente dejaré el deporte.

abandonar el deporte
Fotografía de Kace Rodriguez

Dejaré el deporte cuando tenga que renunciar a algo.

Dejaré el deporte cuando mi ego sea más grande que mis ganas.

Dejaré el deporte cuando no sepa aceptar  una derrota.

Dejaré el deporte cuando critique lo que hacen los demás.

Dejaré el deporte cuando se convierta en una obsesión y no en pasión.

Dejaré el deporte cuando no disfrute del camino.

Dejaré el deporte cuando sienta obligación.

Dejaré el deporte cuando no sepa hacer las cosas como son.

Dejaré el deporte cuando mi físico sea el objetivo principal.

Dejaré el deporte cuando no ayude a los demás.

Dejaré el deporte cuando todo esto no signifique nada para mí.

Dejaré el deporte cuando ya no encuentre valor a lo que hago.

Dejaré el deporte cuando logre el objetivo final, si es que existe algo así.

Dejaré el deporte cuando mi fisiología no de para más, pues no utilizaría otros medios para logar el éxito.

Dejaré el deporte cuando crea que todo está perdido en mi vida, en mi yo.

Aunque tened por seguro, que NO dejaré el deporte antes de que él me dejé a mí.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Aquellos que no entienden esto de salir a correr

Los que empiezan a correr por primera vez, o los que ya corremos de forma asidua, se han/nos hemos topado alguna vez con personitas que te sueltan la típica frase de "¿4 kilómetros? ¡Si eso no es nada!" Compañero, con todos mis respetos, no es nada para ti.


Puede significar un mundo para el que acaba de empezar, o puede que se quiera bajar de tiempo y haya que gastar muchísima energía para ello. Ninguna distancia debe parecer poco, porque siempre habrá que acabar dando lo mejor de cada uno en cada tramo (incluso cuando toca ritmo suave).

A los que dicen que no es nada, contéstales con un "hazlo tú si puedes". Pueden pasar varias cosas si tomas esta decisión:

  1. Que se lo tome como el típico "no hay huevos" y salga a correr.
  2. Que se ría del asunto y lo tome a broma.
  3. O lo peor de todo, que se haga runner ;)

También puedes sonreír, callarte y dejarles que crean que no significa nada. No importa, tú sabes a que te vas a enfrentar mejor que ninguno.

Luego están los que te sueltan que "por qué sales a correr a estas horas" o "con el calor/frío que hace". Bien, aquí la verdad que a ver cómo narices explicas que todo eso no importa, que sería una excusa más y que realmente, te apetece. De hecho, la persona que te lo dice tiene que ser de excusarse bastante. Haz la prueba.


Por señalar, también cabe señalar aquellos que desde la comodidad de un sofá y un buen bol de palomitas, apuntan para ellos mismos (o para la gente que esté a su alrededor) algo tal que "para terminar una carrera el último, prefiero quedarme en casa". Lógica masiva aplastante.

También me viene a la mente frases tipo "correr es un rollo" o "correr no tiene sentido", No sé... no sé por qué dicen todo esto aquellos que no lo han sentido. Tan solo tienen que probar a salir por diferentes caminos, visualizando cara rincón, cada detalle. Sentir que no es solo correr, que es algo más que un deporte.

"¿Ya te has vuelto a apuntar a una carrera? Chico, cronométrate el tiempo y listo". Ya, bueno, sí. Ahí tienen razón, ¿no? En realidad sí y no. No es la carrera en sí lo que nos atrae, sino todo lo que ha supuesto llegar hasta ese día. Todo lo que viene detrás (y lo que vendrá). Competir sanamente, vivir el ambiente, la ilusión, las ganas por cumplir un objetivo que únicamente puede darse en alguno de estos eventos... Esto si que es difícil de hacer entender, ellos se lo pierden.

Para aquellos que no entienden esto de salir a correr, simplemente os digo, salid a correr. Pero salid ya. Salid 5, 10, 15 minutos... lo que sea, porque no se trata de cansarse y que consista en un castigo. Salid y entenderéis. No en la primera tirada, no. Ahí solo entenderéis una pequeña parte de lo grandioso que es este deporte. Y sí, este y cualquier otro deporte. Lo grandioso que es el deporte en general...


"Correr nos hace sentir libres".